Cooperativa de Árbitros

Cooperativa de Árbitros

Ser árbitro

Imagen de Ser árbitro
11/10/2017
Compartir Facebook Twitter

y ¿cómo llegamos acá?

Para elegir esta profesión: Si que hubo un conocimiento personal previo, que nos permitió comparar las situaciones y los estados a los que nos enfrentaríamos de acuerdo a las características personales de cada uno de nosotros, más allá de la pasión por el fútbol; además de las metas por alcanzar que nos propusimos cuando se nos pasó por la cabeza ser jueces en un deporte tan popular, las cuales se hicieron realistas al entrar en un campo de juego por primera vez y se convirtieron más que en una profesión, en una forma de vida.
Hubieron varios aspectos que debimos considerar para lograr llegar a donde estamos: Ser ábitros; un conocimiento personal, habilidades, capacidades físicas y también intelectuales, personalidad (mucho de esto), desempeño, intereses profesionales y laborales, expectativas, valores personales y posibles limitaciones.
Pero todos llevamos a cabo este proceso de auto conocimiento y elegimos una de las profesiones más criticadas dentro del fútbol: Ser árbitros. Y lo hicimos sabiendo que no es un trabajo para nada indigno, por el contrario, es la pasión en carne y hueso que nos hace profesar un amor por ninguna camiseta en particular, sino por el negro de nuestro uniforme y el amarillo y rojo que usamos para defender las reglas que nos hace señores y jueces fin de semana tras fin de semana.
¿¿Alguna vez se detuvieron a pensar cómo sería todo sin nosotros???
En un mundo que vive fanatizado por demás por el balón pie, resulta cada vez más difícil encontrar quienes estén dispuestos a hacer respetar las normas del deporte, de este deporte, como lo hacemos nosotros.
Y es inevitable, torneo tras torneo, que re evaluemos si seguir eligiendo este amor por las reglas, esta pasión más allá de tocar o no un balón, de seguir soportando insultos en el mínimo de los casos, de seguir caminando estadios en las condiciones en que lo hacemos, en seguir confiando en esta profesión y llegamos a la misma conclusión siempre: la volveríamos a elegir!!! Seguimos pitando para defender las reglas del juego, de este juego, de un amor, del fútbol.
Sólo nosotros sabemos con la pasión que abrazamos ser hombres de ley y por eso... para todos y cada uno de nosotros: ¡Feliz día del árbitro!!!

Comentar