Cooperativa de Árbitros

Cooperativa de Árbitros

“Siempre hay que entrenar para dirigir la categoría próxima superior”

Imagen de “Siempre hay que entrenar para dirigir la categoría próxima superior”
20/02/2018
Compartir Facebook Twitter

Diego Bernini, nuestro profesor y responsable de los entrenamientos físicos arbitrales habla sobre la planificación para este año.

go Bernini, preparador físico y miembro primordial de la Cooperativa de Árbitros de Rosario
En la planificación no sólo física sino también indispensable de cada uno de los árbitros de nuestra institución, quien nunca dudó en ofrecer su nombre, prestigio y calidad humana al crecimiento tanto individual como de la entidad entera, es Diego Bernini, preparador físico de nuestra Cooperativa de Árbitros de Rosario.

Siempre atento al reloj negro que ajusta en su mano izquierda y en el centro del grupo, el profe, como todos los años, programó e inició la pretemporada a partir de la segunda semana de Enero. “Los torneos comenzaron prematuramente y este año más aún, ya que las ligas tienen seguramente programadas suspensiones debido al mundial. Por lo que el tiempo de inicio de cada competencia es y será un factor delimitante para el trabajo del frote en pretemporada, ya que los árbitros deben estar en óptimas condiciones con poco tiempo de trabajo”.

El papel del preparador físico en la temporada competitiva
Actualmente, en un plantel de árbitros de fútbol profesional, el preparador físico tiene cada vez mayor protagonismo. A la hora de planificar los entrenamientos, es el encargado de controlar todos los factores que van a influir en la ganancia y conservación de la condición física del árbitro hasta fin de año. “El mantenimiento de lo adquirido en pretempotada y el continuo incremento del estado físico del árbitro es pura responsabilidad del profesor que esté a cargo, quien deberá alternar entre diferentes estímulos para el progreso del entrenado”.

Consultado sobre los aspectos condicionales y la fatiga mental, a tener en cuenta a medida que transcurre el año competitivo el profe Bernini sostiene que siempre se tienen presentes. “Todos los árbitros son diferentes y tienen expectativas personales distintas, por lo que se los estimula en la carencia de las mismas y se alienta a seguir por ese camino para las virtudes. La fatiga mental se percibe casi siempre al finalizar el año y se tienen en cuenta en los entrenamientos físicos para que el árbitro pueda llegar a fin de año sin estar saturado mental y físicamente”.

pretemporada 01

Perspectiva para estar en óptimas condiciones
Sabemos que la perspectiva del árbitro va cambiando constante y considerablemente como cambia la visión del fútbol desde la AFA y a medida que las necesidades del árbitro y su preparación física cambian para lograr llegar a una condición óptima, también se les requiere a los profesores, de esta manera, que se trabaje en ello, más allá de que cada uno coloque su impronta personal para llevar al árbitro a conseguir sus objetivos.

De esta manera, el profe, hace diferencia en cuanto a la preparación física de los árbitros de las distintas categorías. ¿Creés que sea necesaria una diferencia de entrenamiento entre un árbitro que recién se inicia dirigiendo Baby a un contratado de AFA? “Si, un aspirante, por más entrenado que esté, en algún deporte, se tiene que adaptar al entrenamiento del árbitro, el cual es totalmente diferente a cualquier deporte que se practique”.

“La primordial de las condiciones que debe tener un árbitro sin lugar a dudas, aún siendo contratado o un privilegiado físicamente es la constancia, no sirve de nada entrenar al 100% un día y no asistir a los entrenamientos por 2 semanas”.

Para esto hace hincapié en las cosas nuevas que hay por aprender, para su actividad como profesor y árbitro, trabaja en interiorizarse e investigar constantemente sobre publicaciones de entrenamientos físicos actuales e innovadores, a la par de recibir consejos de colegas. “Es labor del profesor saber discriminar cual es la correcta forma de llevar adelante la preparación física para los árbitros que entrena”.

Si bien hace tiempo vienen realizándose estos trabajos, este año se incorporaron las clases de campo desde iniciada la pretemporada arbitral. El objetivo no sólo es poner en forma física al árbitro, sino que aprovechando estos trabajos se intenta desarrollar e ir despertando las aptitudes naturales y las cualidades arbitrales por medio de ejercicios sistemáticos y graduales que posibilitan ya desde antes de la etapa de competición la adaptación del árbitro al trabajo específico que desarrollará luego en el campo de juego y obtener el máximo rendimiento posible.

Entrenar para dirigir la categoría próxima superior
¿Qué consejos le darías a quien recién se inicia en la preparación física como árbitro? ¿Qué cosas debería y qué no debería hacer?
“El estado físico del árbitro es primordial hoy en día teniendo en cuenta la intensidad con que se juega, se debe empezar de a poco, sin quemar etapas, sino sobrevienen las lesiones. Para mi gusto, siempre hay que entrenar para dirigir la categoría próxima superior”.

pretemporada 02

Límite ético como educador y responsable del entrenamiento físico y profesional de nuestra institución
En un deporte tan competitivo y comercial, como lo es el fútbol, no sólo en materia física sino también dentro de lo arbitral, donde hay tantas conductas incorrectas se lo consultó al profesor Diego Bernini sobre el lugar que ocupa el límite ético del preparador físico como educador y responsable de sus jueces, para que compañeros de una misma institución compitan de manera leal y se preparen para dar lo mejor. “Creo que como educador no hay límites, el que enseña de verdad aparte de poner al árbitro en buen estado físico, utiliza la idoneidad del profesor en donde juega un papel importante en este lugar, el haber actuado además como juez en una cancha, ya que te hace entender ciertas conductas que de esta manera son mejor comprendidas, más allá de que se haya equivocado en su accionar el árbitro, pudiendo así aconsejar desde la prevención. Tenemos que anticiparnos a lo que al árbitro pueda llegar a pasar tanto dentro como fuera de la cancha.

Desde lo físico se pone a un árbitro en la cancha en el 100% de su capacidad, el árbitro debe dar todo para que su despliegue físico sea el adecuado al encuentro que dirige, en ocasiones los árbitros nos relajamos y ahí es el comienzo del problema”.

Sana competencia
Hoy en día muchos evitamos o pensamos en la palabra competencia como algo malo, o le damos esa connotación. Pero expertos concuerdan en que las personas debemos enfrentarnos a situaciones competitivas desde pequeños, ya que éstas nos preparan para afrontar y aprender a manejar frustraciones y desilusiones a lo largo de nuestras vidas. A través de una sana competencia, vamos desarrollando habilidades y valores que nos permitirán no sólo como árbitros sino como institución llegar a lo más alto, sortear y solucionar problemas y conflictos y hacernos más fuertes como personas.

“La competencia entre árbitros de un mismo lugar y nivel siempre es sana, por lo menos es lo que se percibe. Hay una sola cosa que tienen que entender todos: los árbitros pasamos, las instituciones quedan. Hay que trabajar para que el nombre de cada uno perdure más allá de lo que demos dentro de una cancha, trabajar con honestidad para conseguir los logros es el recurso más importante que cada uno tiene”.

Comentar